miércoles, 2 de enero de 2008

Fecha Nº4: Estudiantes de La Plata 3 – Gimnasia y Tiro 1


Luego del empate ante San Lorenzo del viernes 12 de septiembre de 1997, Gimnasia volvió a jugar el martes 16 en La Plata. El rival de turno fue el Pincha, club que nunca en la historia de los torneos cortos le había podido ganar al Albo. Se habían enfrentado en dos ocasiones, los de Salta ganaron en una oportunidad –en el Clausura 1994, por 3 a 2- y empataron en la restante.
El encuentro se jugó a las 20.45 y lo dirigió Rubén Pascualino, que nunca en su carrera había dirigido a los del norte argentino, mientras que lo había hecho en dos ocasiones con los de La Plata –un empate y una derrota-.
El encuentro comenzó siendo muy aburrido y sin demasiadas ocasiones de gol. Durante los primeros 15 minutos Estudiantes no demostró la actitud que debería mostrar un anfitrión que pretende quedarse con los tres puntos y el Albo pareció conformarse con el empate desde un comienzo.
Tras el primer cuarto de hora llegó la primera diferencia para los dirigidos por el profe Córdoba. Según Página/12, Lionel Scaloni “hizo una diagonal, superó a Dopazo con un sombrero y terminó con un remate alto y fuerte” para poner el 1 a 0.
El gol pareció despertar a Gimnasia, que seis minutos después logró la igualdad. El encargado de la anotación fue Jorge Cervera, “tras dominar la pelota con izquierda y resolver de derecha con autoridad”. La jugada surgió de un centro de Dopazo, que peinó Scotto para terminar en la definición del Loco.
Gimnasia igualó las acciones hasta el entretiempo y le dio la chance a Ricardo Rezza de plantear una nueva estrategia para robarse algunos puntos de la ciudad de las diagonales. Pero Fúriga se encargó de quemarle los papeles al DT de los salteños, debido a que al minuto del complemento marcó el 2 a 1.
El Albo no supo remontar el partido y Leo Ramos sentenció el destino de Gimnasia cuando a los 12 puso el 3 a 1 definitivo por medio de un tiro libre.
Aquel 16 de septiembre no fue un día ideal para los salteños. Visitaron el estadio ubicado entre las calles 57 y 1 y no pudieron con los once pinchas y las más de 20 mil almas que se encargaron de hacer sentir a los dirigidos por Rezza más visitantes que nunca.



El profe Córdoba fue expulsado y debió mirar el complemento desde la platea