miércoles, 2 de enero de 2008

PRIMERA FINAL: GIMNASIA Y TIRO 1 – TALLERES 0

El sábado 11 de julio de 1997 se disputó la primera final del Octogonal entre Gimnasia y Tiro y Talleres, de Córdoba, en la que ambos buscaban el pasaje a la primera división del fútbol argentino. Los salteños encararon la serie con bajas muy importantes. Walter Reyna, Pedro Guiberguis, Adrián Fornero, Fabián González, Alberto Gallcci, Francisco Fernández, Elio Medrano, Daniel Olerán y Julio Castilla fueron los ausentes en la definición del Octogonal.
Aquellos 90 minutos iniciales se disputaron en Salta y los locales sacaron la mínima diferencia gracias al gol anotado por Jorge Cervera. a los 22 minutos del primer tiempo. El partido fue aburrido en líneas generales, pero mostró a un Talleres mucho mejor parado en el campo durante los primeros minutos del encuentro y a un Gimnasia que con el correr del tiempo supo emparejar el planteo del juego y hacer pesar la localía.
Era vital conseguir la mínima diferencia antes de ir al descanso, debido a que sería un duro golpe psicológico para los cordobeses. La revista El Gráfico, en su crónica, describe el tanto:
“En la única jugada colectiva, Ramiro Leone se sacó dos rivales de encima y se la cedió a (Luis) Rueda. El mendocino pateó, la pelota rebotó en un defensor, la guapeó y allí estaba su coterráneo Jorge Elio Cervera para cruzar la pelota al palo derecho de Burela”.
El encuentro no dejó mucho en cuanto a lo futbolístico, pero sirvió para que los salteños sacaran ese pequeño paso de ventaja, que les permitía esperar de una manera un poco más tranquila el segundo encuentro; un segundo encuentro en el que tendrían a un Talleres totalmente lanzado al ataque y respaldado por poco más de 40 mil personas.

Cervera define ante la sorpresa de Rueda y pone el 1 a 0 en Salta.

REVIVÍ EL GOL...


En el Gigante del Norte, 25 mil almas acompañaron al conjunto dirigido por Ricardo Rezza, en lo que fue la mejor recaudación del año al sumar $201.130. Pero además, aquel apoyo de los fanáticos fue el tercero mejor de la historia del club hasta ese momento y el mejor en la segunda categoría.
Hasta ese partido, las tres marcas más importantes de recaudación se habían logrado en 1994. El 20 de abril, en el amistoso Argentina-Marruecos se llegó a los $550.000; mientras que el 7 de mayo de ese mismo año, cuando Gimnasia recibió a Boca Juniors fue de $295.000 y el 3 de mayo, cuando el local recibió a River Plate, se recaudó $285.000.

Horacio Elizondo fue quien dirigió el encuentro y el diario deportivo Olé lo calificó con un 5. “Dirigió bien, trató de estar cerca de las jugadas y no hubo grandes polémicas. Pero tiene en su contra que dejó pasar dos foules muy violentos (…)”, fundamentó el matutino.